Salmo 125 | Explicación y cómo aplicarlo en la vida

Bienaventurados los que confían en Jehová — La paz será sobre Israel.

1.- Los que confían en Jehová son como el monte Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre.

Salmo 125:1

2.- Como Jerusalén tiene montes alrededor de ella, así Jehová está alrededor de su pueblo, desde ahora y para siempre.

Salmo 125:2

3.- Porque no reposará la vara de la impiedad sobre la heredad de los justos, no sea que extiendan los justos sus manos a la iniquidad.

Salmo 125:3

4.- Haz bien, oh Jehová, a los buenos y a los que son rectos en sus corazones.

Salmo 125:4

5.- Mas a los que se apartan tras sus perversidades, Jehová los llevará con los que hacen iniquidad. ¡Paz sea sobre Israel!.

Salmo 125:5

Explicación del Salmo 125

Explicación del Salmo 125

Este salmo es uno de los más cortos que encontramos en la Biblia ya que sólo consta de 5 versículos, sin embargo, el mensaje que nos deja edifica en gran manera.

El autor nos cuenta que las personas que ponen su confianza en Jehová se parecen a la tierra del altísimo, Sion, ya que permanece aún cuando todo lo demás se derrumba, como esa roca fuerte que representa Jesucristo para la iglesia.

El salmista también hace una declaración importante, diciendo que el pueblo de Dios empezaría a ser como Jerusalén, en el sentido de que Jerusalén estaba rodeada por montes y de igual forma, el pueblo iba a permanecer rodeado por Dios, que lo cuidaría para siempre.

En el tercer vesículo encontramos que el escritor entendía que los justos no serían tocados por la vara de Dios para ser reprendidos a menos que desviaran su camino y cayeran ena desobediencia.

Le pide a Dios que bendiga a los que aún mantenían un corazón justo y entregado a su camino, además, hace énfasis en que los perversos serán tratados como los que practican iniquidad, siendo castigados.

Cómo aplicar el Salmo 125 en la Vida

Cómo aplicar el Salmo 125 en la Vida

En los 5 versículos de este salmo vemos varias metáforas y verdades que podemos tomar en cuenta en nuestra vida de cristianos.

Lo primero es la confianza en Dios, y es que debemos vivir conforme a ella, entender que sin Jehová y su santo espíritu nada podemos hacer, él es nuestra espada y escudo, mientras entendamos esto, seremos como Sion, y permaneceremos para siempre en el buen camino recibiendo las bendiciones del altísimo.

El Señor nos rodeará para guardarnos en cada salida y en cada entrada, dice el salmo que seremos como Jerusalén que siempre está rodeada por montes, los cuáles son una metáfora de la protección de Dios.

Jesucristo murió en la cruz por nosotros y nos entregó la vida eterna, por lo tanto, somos herederos de la gracia del Padre y debemos entender que tenemos una gran bendición y responsabilidad sobre nuestros hombros.

Debemos alejarnos de las cosas que no le agradan a Dios, de la iniquidad y el pecado, así como el escritor y el pueblo de Israel buscaron alejarse del camino que habían tomado sus antepasados. No debemos dejarnos llevar por las tentaciones de este mundo que aunque parecen buenas, su final es devastador.

Seguir el ejemplo del escritor del salmo es lo más sensato que podemos hacer  para agradar a Dios, mantener una buena comunión con el Señor a través de la oración, el ayuno y la lectura de la palabra, que son nuestras mejores herramientas como cristianos católicos, además de confesar nuestros pecados en todo momento, pero evitar cometerlos en lo posible.

Preguntas frecuentes del Salmo 125

Quizás necesites las respuestas a estas preguntas:

¿Qué significa el salmo 125?

Es un salmo corto en el que encontramos la oración en forma de cántico y de un devoto de Jehová que entiende que él es su protector, y que no solo lo cuidaba a él sino que también lo hacía con su familia y su pueblo. En cada versículo resalta que los justos serán recompensados y los impíos castigados.

¿Quién escribió el salmo 125?

Este capítulo de salmos es un cántico gradual compuesto por un autor desconocido.

¿Qué quiere decir el salmo 125?

Que debemos tener nuestra confianza puesta en Dios, ya que eso es lo más importante. Sin fe es imposible agradar a Dios. Tenemos la oportunidad de ser buenos hijos y no podemos desaprovecharla por tentaciones del enemigo que solo quiere destruirnos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.