Salmo 134 | Explicación y cómo aplicarlo en la vida

Exhortación a los guardas del templo

1. Mirad, bendecid a Jehová, Vosotros todos los siervos de Jehová, Los que en la casa de Jehová estáis por las noches.

Salmo 134:1

2. Alzad vuestras manos al santuario, Y bendecid a Jehová.

Salmo 134:2

3. Desde Sion te bendiga Jehová, El cual ha hecho los cielos y la tierra.

Salmo 134:3

Explicación del Salmo 134

explicacion del salmo 134

El salmo 134 forma parte del grupo de los salmos más cortos del libro, sin embargo, su significado y el mensaje que deja a los creyentes es increíble, sumamente preciso y te hará reflexionar si estás siendo un verdadero adorador.

Este salmo también es un cántico gradual en el que podemos ver reflejada la gran disposición de corazón del autor para adorar a nuestro Dios. En su primer versículo encontramos un llamado al pueblo de Israel a bendecir el nombre de Jehová, especialmente todos esos siervos que ya tomaron la decisión de entregar su vida a él.

En este caso podemos decir que actualmente es un llamado a todos los miembros de la iglesia que tienen su nombre escrito en el libro de la vida, gracias a que confesaron sus pecados y apartaron su corazón del mal camino.

La adoración es una pieza clave de la vida del cristiano, y siempre ha sido así, porque tanto ella como la alabanza le demuestran al Padre celestial que tiene el lugar que se merece en nuestro corazón. Por esa razón, el salmista le dice al pueblo de Israel que debían adorar y bendecir el nombre del Dios vivo que los había sacado de la cautividad de Egipto, y llevado a una tierra dónde fluía leche y miel, además de tantos milagros en el camino y protección divina hasta ese momento.

Los dos versículos restantes reafirman la posición del salmista como adorador y devoto fiel del Dios Todopoderoso, pidiéndole al pueblo que levante sus manos al santuario y le rinda adoración, gratitud y bendiciones al creador.

No obstante, el tercer versículo lo termina declarando bendición para su pueblo, pidiéndole al Señor que llene de bendiciones cada rincón de su territorio y su gente, además, reconoce el poderío de Dios, al decir que él es el creador de los cielos y de la tierra.

Cómo aplicar el Salmo 134 en la Vida

que significa el salmo 134

Este salmo nos enseña a adorar y bendecir el nombre del Dios vivo que nos creó y entregó a su hijo amado para darnos salvación y vida eterna. Por lo tanto, para aplicar este salmo debemos ser cristianos agradecidos, personas que entienden que el primer lugar en nuestras vidas debe tenerlo Dios, que el merece toda nuestra gratitud, alabanzas y adoración, por lo tanto, debemos mantener buena comunión con él.

Ir al santuario (iglesia) y exaltar su nombre, con cánticos, adoración, ayuno y una actitud que sea ejemplo de amor al prójimo como Jesús la tuvo.

También debemos tomar en cuenta que bendecir el nombre de nuestro Señor no solo es adorarlo con cánticos, orar o presentar ayuno, también lo es seguir el ejemplo de Cristo, cumpliendo con sus estatutos y mandamientos, tratando de parecernos más a su hijo, porque si presentamos ayuno y oramos todos los días pero llevamos una doble vida no hacemos nada porque Dios no ve esa actitud con buenos ojos.

Preguntas frecuentes del Salmo 134

Conoce las respuestas a las preguntas más frecuentes entre los creyentes que leen este salmo.

¿Qué significa el salmo 134?

Si tuviéramos que decirlo de una manera sencilla, sería “llamado a darle a Dios el lugar que se merece”. El salmo nos recuerda que debemos bendecir el nombre de Jehová y adorarlo con cánticos y un corazón que realmente lo ame, y no sólo por cumplir o aparentar que estamos haciendo las cosas bien.

¿Quién escribió el salmo 134?

Existen varios salmos cuyo autor aún es desconocido y el salmo 134 es uno de ellos.

¿Qué quiere decir el salmo 134?

Qué debemos bendecir el nombre de nuestro Dios, a pesar de la situación que estemos atravesando, eso es lo más importante, tenemos que ser agradecidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.